Mostrando entradas con la etiqueta material. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta material. Mostrar todas las entradas

16 feb. 2016

Piezas de plata y sus cuidados

Hoy os queremos hablar de las piezas de plata y sus cuidados, cómo podemos distinguir una plata de ley y qué es el rodio o la plata rodiada.


Para empezar, podemos saber si una pieza es de plata de ley (también llamada "plata de 925mm") cuando tiene un cuño que pone "925". Esto significa que la proporción de plata en la pieza (por cada gramo) es de 925mm que es lo mínimo que la ley reconoce. La plata es un material muy moldeable y si las piezas sólo estuvieran hechas por plata, se doblarían muy fácilmente. Por ello, los fabricantes añaden 75mm de otro material para dar dureza a la pieza y no se rompa o deforme con facilidad. Este material muchas veces es el que produce alergias, así que los fabricantes han empezado a buscar alternativas para evitar este problema. Además del cuño "925", las piezas también tienen un sello del fabricante que demuestra la pureza de la plata, y el cual está registrado en el organismo competente.

Es normal que con el paso del tiempo la plata adquiera un tono negro grisáceo, al fin y al cabo, sigue siendo un metal que al contacto con el aire se oxida. También puede surgir un tono amarillento por el contacto con la luz. Al ser joyas que están en contacto con nuestra piel, también lo están con nuestro Ph. Cada persona tiene un nivel de Ph diferente, lo que hace que la plata reaccione de manera diferente con cada uno. Si nuestro Ph es muy fuerte, la plata tiene a ennegrecerse muy rápido.

Para cuidar nuestras joyas de plata, depende del acabado de la plata:

  • Si es plata pulida se limpia con agua y jabón.
  • Si es plata mate basta con goma de borrar
  • En el caso de que sea metal bañado lo mejor es que no tenga mucho contacto con colonias, geles, agua... etc,
En algunos casos, a las piezas de plata se les da un baño para volverlas más brillantes y evitar que se ennegrezcan fácilmente. Este baño se llama rodio. El rodio no solo se aplica a la plata, sino que también nos podemos encontrar piezas de cobre con un baño para emular la plata como en artículos chapados y bisutería. Para saber si una pieza que parece de plata rodiada lo es realmente, basta con hacer una pequeña muesca con una navaja y verificar que debajo del baño sigue siendo plata.

¡Qué paséis un buen día!